Index

Index

Create New

Titulo Html Caso Usuario Fecha
LESION PERIAPICAL ASOCIADA A DIENTE EVAGINADO <div class="page-content"> <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenino, 11 años de edad acude a Imágenes Digitales de Santo Domingo para evaluación tomográfica de la zona mandibular. Es referido al Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para su evaluación y diagnóstico.</p> <p>Se obtuvo una reformación panorámica, donde se aprecia un ensanchamiento del espacio del ligamento periodontal en la pieza 35 así como un aumento de la densidad ósea periradicular. También se puede notar que en la zona periradicular de la pieza 45, existe una imagen isodenza de límites definidos, de forma redondeada y además presenta un aumento de la densidad ósea adyacente al proceso osteolitico. (Figura 1)</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3592" src="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_1.png" alt="screenshot_1" width="622" height="379" srcset="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_1.png 622w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_1-100x60.png 100w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_1-230x140.png 230w" sizes="(max-width: 622px) 100vw, 622px" /></p> <p>En los cortes coronales y axiales podemos apreciar el volumen de la lesión de la pieza 35 y 45, la cual se pudo determinar mediante la opción de “medición volumétrica” que nos brinda el sistema Romexis obteniendo un valor de 0.17 cm<sup>3</sup> y 1.41 cm<sup>3</sup> respectivamente. (Figura 2)</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3593" src="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_2.png" alt="screenshot_2" width="610" height="390" srcset="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_2.png 610w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_2-100x63.png 100w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_2-230x147.png 230w" sizes="(max-width: 610px) 100vw, 610px" /></p> <p>En los cortes axiales y transaxiales de ambas piezas se puede determinar la extensión de cada lesión de manera tridimensional y su repercusión en los tejidos óseos adyacentes. Es justamente en estos cortes donde se aprecia una alteración de la morfología dentaria ya que hay una proyección hacia oclusal por parte de la cresta adamantina lo cual es característico de los “dientes evaginados.” (Figura 3 y Figura 4)</p> <p><img class="alignnone wp-image-3594" src="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_3.png" alt="screenshot_3" width="694" height="260" srcset="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_3.png 932w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_3-100x37.png 100w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_3-230x86.png 230w" sizes="(max-width: 694px) 100vw, 694px" /></p> <p>El software Romexis, nos da la posibilidad de realizar diferentes tipos de reconstrucciones en 3D, en las cuales se observa claramente las imágenes previamente descritas y la relación existente entre los dientes evaginados con las lesiones periapicales. (Figura 6 y Figura 7).</p> <p><img class="alignnone wp-image-3595" src="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_4.png" alt="screenshot_4" width="699" height="243" srcset="/wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_4.png 933w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_4-100x34.png 100w, /wp-content/uploads/2016/10/Screenshot_4-230x80.png 230w" sizes="(max-width: 699px) 100vw, 699px" /></p> <p>Conclusión: Lesion periapical asociado a dientes evaginados.</p> <p><strong>Paráfrasis :</strong></p> <p>El diente evaginado o también llamado cíngulo pseudocuspideo, cúspide en garra, pre molar tuberculado, premolar de Leong, odontoma evaginado o perla del esmalte oclusal, es una anomalía del desarrollo que se caracteriza por la presencia de una cúspide en la superficie oclusal mayormente en pre molares inferiores y pocas veces en molares.</p> <p>Es por ello que al existir una proliferación y evaginación de una porción del epitelio interno tienden a tener complicaciones como la fractura y/o el desgaste de dicha evaginación la cual conlleva a una exposición pulpar, necrosis pulpar y lesiones periapicales.</p> <p>Si bien clínicamente se puede diagnosticar esta evaginación, la única manera de determinar la existencia de algún proceso osteolitico seria mediante un estudio imagenológicos sin embargo al realizarse un estudio en tomografía volumétrica de haz conico (Cone beam), nos serviría de mucha ayuda en cuanto a la extensión de la lesión, repercusión en estructuras adyacentes y el tamaño de esta.</p> <p>Referencias:</p> <ol> <li>Llena M, Forner L. “Anomalia morfológica coronal inusual de un incisivo. Diente evaginado anterior” Med Oral Patol Oral Cir Bucal. 2005; 10: 13 &#8211; 16</li> </ol> <p><a href="http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&amp;pid=S1698-44472005001100003">http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&amp;pid=S1698-44472005001100003</a></p> <ol start="2"> <li>Sharma G, Mutneja A, Nagpal A, Mutneja P. “Dens evaginatus and dens invaginatus in a double tooth: A rare case report” Indian Journal of Dental research 2015¸26 5) 545 &#8211; 549</li> </ol> <p><a href="http://www.ijdr.in/article.asp?issn=0970-9290;year=2015;volume=26;issue=5;spage=545;epage=549;aulast=Sharma">http://www.ijdr.in/article.asp?issn=0970-9290;year=2015;volume=26;issue=5;spage=545;epage=549;aulast=Sharma</a></p> <p>Autor: CD. Eduardo Calle Velezmoro , Mg. CD Esp. Andrés Agurto Huerta</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
RELACIÓN DEL CONDUCTO DENTARIO CON PIEZA IMPACTADA POR QUISTE <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenino, 58 años de edad acude a Imágenes Digitales (COREF) en Santo Domingo por presentar una lesión en el lado derecho. Es referido al Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para su evaluación y diagnóstico.</p> <p>A la evaluación de la tomografía computarizada de haz cónico (CBCT), mediante reformación panorámica (Figura 1), cortes transaxiales (Figuras 2) y cortes tangenciales (Figura 3), se aprecia la impactación de la pieza 4.8 en posición horizontal, con presencia de una de una imagen hipodensa en relación a la corona de dicha pieza, de limites definidos, corticalizados, que ocasiona leve expansión y adelgazamiento de la tabla ósea lingual.</p> <p>Así mismo, al evaluar la relación de la pieza impactada con el conducto dentario inferior se observa una estrecha relación entre ambas, encontrándose este último discurriendo por el medio de ambas raíces.</p> <p>En las reconstrucciones 3D se observa claramente las imágenes antes descritas y su relación con estructuras adyacentes. (Figuras 4, 5 y 6)</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3577" src="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_1.png" alt="screenshot_1" width="627" height="352" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_1.png 627w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_1-100x56.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_1-230x129.png 230w" sizes="(max-width: 627px) 100vw, 627px" /></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3578" src="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_2.png" alt="screenshot_2" width="561" height="415" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_2.png 561w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_2-100x73.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_2-230x170.png 230w" sizes="(max-width: 561px) 100vw, 561px" /></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3579" src="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_3.png" alt="screenshot_3" width="624" height="362" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_3.png 624w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_3-100x58.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_3-230x133.png 230w" sizes="(max-width: 624px) 100vw, 624px" /></p> <p><img class="alignnone wp-image-3580" src="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_4.png" alt="screenshot_4" width="653" height="297" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_4.png 754w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_4-100x45.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_4-230x104.png 230w" sizes="(max-width: 653px) 100vw, 653px" /></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3581" src="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_5.png" alt="screenshot_5" width="330" height="319" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_5.png 330w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_5-100x96.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/Screenshot_5-230x222.png 230w" sizes="(max-width: 330px) 100vw, 330px" /></p> <p><strong>Paráfrasis</strong><strong> </strong></p> <p>La correcta identificación anatómica del conducto dentario inferior, por el que circula el nervio dentario inferior, con respecto al tercer molar es esencial cuando es preciso practicar la exéresis de los cordales inferiores incluidos, puesto que la proximidad de ambas estructuras condiciona la posibilidad de lesionar dicho nervio.</p> <p>El examen radiográfico siempre precede a la exodoncia simple o quirúrgica de un tercer molar inferior. La imagen radiográfica contribuye al diagnóstico, plan de tratamiento y pronostico, es así que idealmente, el examen radiográfico de los terceros molares mandibulares debe proporcionar información sobre el diente en sí, el hueso que rodea el diente vecino y las estructuras anatómicas relacionadas.</p> <p>Se ha discutido el uso de la tomografía cone beam (CBCT) y solo debe efectuarse en casos donde exista duda de la relación directa entre el diente y el canal mandibular, la mayoría de autores concluyen que siempre debe empezarse con un protocolo que incluyan radiografías convencionales hasta llegar a tomar la decisión de efectuar una CBCT.</p> <p>Se estima que una imagen de una radiografía PANORÁMICA sería suficiente en aproximadamente el 50% de los casos, y en 23/24% de los casos, es necesario un examen tridimensional antes de intervención quirúrgica.</p> <p><strong>Referencias:</strong></p> <p>Tantanapornkul, K. Okouchi, Y. Fujiwara, M. Yamashiro, Y. Maruoka, N. Ohbayashi, et al. A comparative study of cone-beam computed tomography and conventional panoramic radiography in assessing the topographic relationship between the mandibular canal and impacted third molars. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2007.103 (2): 253-259</p> <p><a href="http://ac.els-cdn.com/S1079210406004331/1-s2.0-S1079210406004331-main.pdf?_tid=6c97200a-79f7-11e6-9eab-00000aab0f26&amp;acdnat=1473801606_27d28133d7b1f3303be3bd80f0d9da63" target="_blank">http://ac.els-cdn.com/S1079210406004331/1-s2.0-S1079210406004331-main.pdf?_tid=6c97200a-79f7-11e6-9eab-00000aab0f26&amp;acdnat=1473801606_27d28133d7b1f3303be3bd80f0d9da63</a></p> <p>Valmaseda-Castellón, L. Berini-Aytes, C. Gay-Escoda. Inferior alveolar nerve damage after lower third molar surgical extraction: A prospective study of 1117 surgical extractions. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 2001. 92: 377-383</p> <p><a href="http://ac.els-cdn.com/S1079210401470600/1-s2.0-S1079210401470600-main.pdf?_tid=aeb7a61c-79f7-11e6-9819-00000aacb35e&amp;acdnat=1473801717_6ce3f5143486cccfb692b0dfb0324ef5" target="_blank">http://ac.els-cdn.com/S1079210401470600/1-s2.0-S1079210401470600-main.pdf?_tid=aeb7a61c-79f7-11e6-9819-00000aacb35e&amp;acdnat=1473801717_6ce3f5143486cccfb692b0dfb0324ef5</a></p> <p><a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">Ghaeminia</a>, <a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">GJ Meijer</a>, , <a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">A. Soehardi</a>, <a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">WA Borstlap</a> , <a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">J. Mulder</a> , <a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">Bergé SJ</a>. Position of the impacted third molar in relation to the mandibular canal. Diagnostic accuracy of cone beam computed tomography compared with panoramic radiography. Int. J. Oral Maxillofac. Surg. 2009. 38 (9): 964-971</p> <p><a href="http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473" target="_blank">http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0901502709009473</a></p> <p><strong>Autor:</strong> Mg. CD Esp. Andrés Agurto Huerta</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
ODONTOMA COMPLEJO GIGANTE EN PACIENTE JOVEN <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente masculino, 22 años de edad acude a Imágenes Digitales (COREF) de Santo Domingo para evaluación tomográfica de la zona mandibular. Es referido al Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para su evaluación y diagnóstico.</p> <p><img class="alignnone wp-image-3563" src="/wp-content/uploads/2016/09/1.png" alt="1" width="622" height="447" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/1.png 802w, /wp-content/uploads/2016/09/1-100x71.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/1-230x165.png 230w" sizes="(max-width: 622px) 100vw, 622px" /></p> <p>Se obtuvo una reformación panorámica, donde se aprecia una imagen isodenza de límites definidos en cuerpo y ángulo mandibular izquierdo, de densidad dentaria, circunscrita por un halo y que involucra a la pieza 37 y 38. Siendo esta última desplazada hacia el ángulo mandibular (Figura 1)</p> <p><img class="alignnone wp-image-3565" src="/wp-content/uploads/2016/09/2.png" alt="2" width="626" height="351" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/2.png 796w, /wp-content/uploads/2016/09/2-100x56.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/2-230x128.png 230w" sizes="(max-width: 626px) 100vw, 626px" /></p> <p>En los cortes axiales de maxilar inferior, pudimos observar el aumento de tamaño de la tabla ósea lingual y vestibular, siendo esta ultima la de mayor predominio (Figura 2).</p> <p><img class="alignnone wp-image-3566" src="/wp-content/uploads/2016/09/3.png" alt="3" width="681" height="503" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/3.png 795w, /wp-content/uploads/2016/09/3-100x73.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/3-230x169.png 230w" sizes="(max-width: 681px) 100vw, 681px" /></p> <p><img class="alignnone wp-image-3567" src="/wp-content/uploads/2016/09/4.png" alt="4" width="685" height="414" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/4.png 803w, /wp-content/uploads/2016/09/4-100x60.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/4-230x138.png 230w" sizes="(max-width: 685px) 100vw, 685px" /></p> <p>Así mismo en los cortes transaxiales y tangenciales podemos observar la estrecha relación de esta lesión con los ápices de la pieza 37, también se aprecia el adelgazamiento de a cortical lingual a causa de esta lesión y el desplazamiento hacia caudal del conducto dentario inferior. (Figura 3 y Figura 4)</p> <p><img class="alignnone wp-image-3568" src="/wp-content/uploads/2016/09/5.png" alt="5" width="677" height="483" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/5.png 761w, /wp-content/uploads/2016/09/5-100x71.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/5-230x164.png 230w" sizes="(max-width: 677px) 100vw, 677px" /></p> <p><img class="alignnone wp-image-3569" src="/wp-content/uploads/2016/09/6.png" alt="6" width="680" height="529" srcset="/wp-content/uploads/2016/09/6.png 698w, /wp-content/uploads/2016/09/6-100x77.png 100w, /wp-content/uploads/2016/09/6-230x178.png 230w" sizes="(max-width: 680px) 100vw, 680px" /></p> <p>El software Romexis, nos da la posibilidad de realizar diferentes tipos de reconstrucciones en 3D, en las cuales se observa claramente las imágenes antes descritas y su relación con estructuras anatómicas y /o dentarias adyacentes. (Figura 6 y Figura 7).</p> <p>Conclusión: Odontoma complejo.</p> <p><strong>Paráfrasis:</strong></p> <p>El odontoma complejo es un tipos de hamartoma, formado por tejidos mesenquimales y epiteliales. Siendo reconocido por la OMS en el año 2005 como un tumor de origen odontogénico junto con el odontoma compuesto.</p> <p>Esta entidad a diferencia del odontoma compuesto presenta una arquitectura desordenada de los tejidos que lo componen, siendo más común en el sector posterior de los maxilares.</p> <p>Radiográficamente hay diferencias entre el odontoma compuesto y el complejo. El primero suele manifestarse como una imagen radiopaca que simula a múltiples dientes en un único foco, asentado típicamente en regiones dentadas, entre raíces o encima de la corona de un diente retenido. Sin embargo, los odontomas complejos aparecen en relación con dientes impactados, en la misma situación que los anteriores, pero con una masa amorfa, radiopaca, en la que no se identifican de manera clara las estructuras dentarias. En ambas situaciones, estas entidades se encuentran delimitadas por un halo radiotransparente, bien definido, y están rodeados por hueso que aparentemente no presenta alteración alguna.</p> <p>El diagnóstico se puede establecer por radiografías (radiografías panorámicas y/o intraorales), pero la tomografía volumétrica de haz cónico ha jugado un papel importante en el diagnóstico y en la diferenciación de estas lesión lo cual ayuda en la planificación del tratamiento e incluso permite el análisis tridimensional con mejor resolución espacial en comparación con otras técnicas como la TEM y Resonancia magnética.</p> <p><strong>Referencias:</strong></p> <ol> <li>Lucas J, Sanches R, Manuel F, Enric O, Ruis A, Naval B. “Odontomas complejos, presentación de un caso y revisión bibliográfica” Cient. 2011; 8 (3) 205 -2011</li> </ol> <p><a href="http://www.clinicadentaldraloughney.com/pub/04.pdf" target="_blank">http://www.clinicadentaldraloughney.com/pub/04.pdf</a></p> <ol start="2"> <li>Santos L, Lopes L, Roque G, Oliveira V y Freitas D. “Complex Odontoma: A Case Report with Micro – Computed Tomography Findings” Hindawi Publishing Corporation 2016</li> </ol> <p><a href="https://www.hindawi.com/journals/crid/2016/3584751/" target="_blank">https://www.hindawi.com/journals/crid/2016/3584751/</a></p> <p>Autor: CD. Eduardo Calle Velezmoro , Mg. CD Esp. Andrés Agurto Huerta</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmonero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
FRACTURA FACIAL <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente masculino, 46 años de edad, con antecedente de traumatismo craneofacial hace dos meses, acude al Centro de ortodoncia, Radiología y Estética Facial (COREF) donde se le realizan los exámenes imagenológicos necesarios. Es referido al Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para evaluación.</p> <p>A la evaluación de la reformación panorámica de la tomografía volumétrica (CBCT) se aprecia descenso del globo ocular izquierdo y engrosamiento de la mucosa a nivel del piso del seno maxilar izquierdo. (Figura 1)</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-11.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3546" src="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-11.jpg" alt="Figura 1" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-11.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-11-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-11-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" /></a></p> <p>A la evaluación la CBCT en cortes axiales (Figura 2), coronales (Figura 3) y sagitales (Figura 4). Se aprecia fractura polifragmentaria que compromete el reborde supraorbitario y el techo orbital del lado izquierdo así mismo se evidencia las secuelas de la disyunción de las suturas frontocigomatica y cigomática temporal. Además se evidencia el compromiso del piso de orbita asociado al descenso del globo ocular. Por otro lado se aprecia discontinuidad de la pared lateral del seno maxilar del mismo lado, Además de la neumatización y el engrosamiento de la mucosa de ambos senos maxilares a predominio del lado izquierdo.</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-2.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3547" src="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-2.jpg" alt="Figura 2" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-2.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-2-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-2-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" /></a></p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-3.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3548" src="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-3.jpg" alt="Figura 3" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-3.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-3-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-3-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" /></a></p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-4.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3549" src="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-4.jpg" alt="Figura 4" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-4.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-4-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-4-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" /></a></p> <p>En las reconstrucciones 3D se observa claramente los trazos de fractura (Figura 5), su relación con las estructuras blandas en especial el globo ocular. (Figura 6)</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-5.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3550" src="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-5.jpg" alt="Figura 5" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-5.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-5-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-5-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" /></a></p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-6.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3551" src="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-6.jpg" alt="Figura 6" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/08/Figura-6.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-6-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/08/Figura-6-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px" /></a></p> <p>Conclusión: Fractura polifragmentaria de tercio superio y medio facial del lado izquierdo</p> <p><strong>Paráfrasis </strong></p> <p>Las fracturas del tercio superior facial pueden ser de diversa etiología. Son las menos frecuentes de la región, pero su manejo es muy importante debido a su complejidad, por el grado de compromiso cerebral y ocular con el que cursan, haciendo necesaria la evaluación conjuntamente con especialidades como neurocirugía y oftalmología. Las fracturas del tercio superior pueden ser:</p> <p>-Fracturas de la región fronto-orbitaria.</p> <p>-Fracturas de la región frontal media.</p> <p>-Fracturas de la región fronto-parietal.</p> <p>Por otro lado las fracturas del tercio medio facial son las más frecuentes de la región, pudiendo ser de diversa etiología, por lo tanto su determinación por edad, sexo y agente causal es importante para su manejo. La gran mayoría de las fracturas del tercio medio facial corresponde a fracturas de trazo unilateral, pudiendo presentarse en forma combinada con el tercio inferior o con el tercio superior facial. El sexo masculino es el mayormente afectado, con notoria ventaja sobre el sexo femenino, siendo la edad de mayor incidencia entre los 21 y 40 años. Las fracturas del tercio medio facial pueden ser:</p> <p>-Fracturas del complejo naso-maxilar (pirámide nasal).</p> <p>-Fracturas del complejo máxilo-malar.</p> <p>-Fracturas del complejo témporomalar (arco cigomático).</p> <p>En muchas ocasiones, el manejo de estos pacientes se debe hacer conjuntamente con Neurocirugía y Oftalmología, debido al compromiso encéfalo-craneano y óculo-orbitario, respectivamente, producto de la intensidad y de la localización del traumatismo.</p> <p>Referencias:</p> <p>1.- Avello F, Saavedra J, Pasache L, Iwaki R, Núñez J, Robles M. et al. An Fac med. 2014;75(4):319-22</p> <p><a href="http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v75n4/a04v75n4.pdf">http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v75n4/a04v75n4.pdf</a></p> <p>2.- Vello C. Fracturas del tercio medio facial: experiencia en el Hospital Nacional Dos de Mayo, 1999 &#8211; 2009. An. Fac. med 2013;74(2): 123-128.</p> <p><a href="http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v74n2/a07v74n2.pdf">http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v74n2/a07v74n2.pdf</a></p> <p>3.- Moreira García, Kenny, &amp; Morales Navarro, Denia. (2013). Comportamiento de las fracturas máxilo-malares. Revista Cubana de Estomatología, 50(2) Recuperado en 01 de agosto de 2016.</p> <p><a href="http://scielo.sld.cu/pdf/est/v50n2/est05213.pdf">http://scielo.sld.cu/pdf/est/v50n2/est05213.pdf</a></p> <p>Autor: C.D Luis Alberto Cueva</p> </div> </section> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
LESION REACTIVA DEL TEJIDO CONJUNTIVO MANDIBULA <div class="cws_widget_content"><section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenino,&nbsp; 56 años de edad acude a Imágenes Digitales (COREF) de Santo Domingo para evaluación tomográfica de la zona mandibular izquierda. Es referido al Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para su evaluación y diagnóstico.</p> <p>&nbsp;</p> <p>A la evaluación clínica intraoral, se observa un aumento de volumen de coloración rojiza, aparentemente&nbsp; vascularizada en la zona vestibular de la mandíbula de lado izquierdo, la cual se extiende de la pieza 31 hasta mesial de la pieza 36. Presenta límites definidos, así como de consistencia dura e indolora. También se puede visualizar la perdida de piezas dentarias así como inflamación&nbsp; y alteración generalizada de las estructuras periodontales, acompañado de una mala higiene. (Figura 1)</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica.jpg"><img class="size-full wp-image-3519 aligncenter" src="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica.jpg" alt="imagen clinica" width="342" height="251" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica.jpg 342w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica-100x73.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica-230x168.jpg 230w" sizes="(max-width: 342px) 100vw, 342px"></a></p> <p>Se obtuvo una reformación panorámica, donde se aprecia que el paciente es edéntulo parcial bimaxilar, también presenta reabsorción ósea generalizada severa, múltiples defectos óseos periodontales y un aumento de la densidad ósea. (Figura 2) En la reformación panorámica obtenida mediante la opción de “proyección de máxima intensidad MIP”, apreciamos la variante anatómica en zona radicular de las piezas 34 y 44, las cuales tienen bifurcación radicular. (Figura 3)</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica2.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3520" src="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica2.jpg" alt="imagen clinica2" width="377" height="205" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica2.jpg 377w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica2-100x54.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica2-230x125.jpg 230w" sizes="(max-width: 377px) 100vw, 377px"></a> <a href="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica3.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3521" src="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica3.jpg" alt="imagen clinica3" width="378" height="206" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica3.jpg 378w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica3-100x54.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica3-230x125.jpg 230w" sizes="(max-width: 378px) 100vw, 378px"></a></p> <p>En los cortes axiales de ambos maxilares, pudimos notar que los defectos óseos eran muy severos, abarcando hasta el tercio apical de las raíces de las piezas involucradas así como el aumento de la densidad ósea del hueso adyacente lo que nos indica la presencia de osteítis condensante en ambos maxilares. También se pudo notar la ausencia de la tabla ósea vestibular que está en íntima relación con la lesión, la cual solo se puede apreciar su límite en la zona de tejido blando indicado con las flechas. (Figura 4 y Figura 5).</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica4.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3522" src="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica4.jpg" alt="imagen clinica4" width="356" height="198" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica4.jpg 356w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica4-100x55.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica4-230x127.jpg 230w" sizes="(max-width: 356px) 100vw, 356px"></a> <a href="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica5.jpg"><img class="alignnone wp-image-3523" src="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica5.jpg" alt="imagen clinica5" width="396" height="199" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica5.jpg 384w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica5-100x50.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/imagen-clinica5-230x115.jpg 230w" sizes="(max-width: 396px) 100vw, 396px"></a></p> <p>En las reconstrucciones 3D se observa claramente las imágenes antes descritas y su relación con estructuras adyacentes. (Figura 6 y Figura 7).</p> <p>&nbsp;</p> <p>Conclusión: Lesión reactiva del tejido conjuntivo.</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_2.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3524" src="/wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_2.jpg" alt="Screenshot_2" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_2.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_2-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_2-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px"></a> <a href="/wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_3.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3525" src="/wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_3.jpg" alt="Screenshot_3" width="559" height="325" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_3.jpg 559w, /wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_3-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/Screenshot_3-230x133.jpg 230w" sizes="(max-width: 559px) 100vw, 559px"></a></p> <p><strong>Paráfrasis&nbsp;&nbsp; :</strong></p> <p>Dentro de&nbsp; la cavidad oral, la mayoría de los denominados tumores&nbsp; no son neoplasias verdaderas, sino reacciones&nbsp; hiperplásicas del tejido conjuntivo ante una lesión o irritación crónica. Estas lesiones hiperplasicas se denomina proliferaciones reactivas, ya que representan una proliferación autolimitada del tejido fibroblastico o una mezcla de tejido fibroso y vascular resultante de irritaciones crónicas que en este caso podría deberse al estado de higiene bucal del paciente y/o algún tipo de lesión física en tejidos blandos la cual estimula el tejido conjuntivo submucoso.</p> <p>Las lesiones reactivas más frecuentes son:</p> <ul> <li>Granuloma periférico de células gigantes</li> <li>Granuloma piógeno</li> <li>Fibroma osificante periferico</li> <li>Fibroma periferico</li> </ul> <p>Cabe resaltar que si bien en este caso, los estudios imagenlógicos no son determinantes para definir el diagnóstico definitivo de la lesión, sirve de mucha ayuda para poder determinar su delimitación y extensión, así como su repercusión con las estructuras óseas y/o dentarias adyacentes a esta entidad.</p> <p>Referencias:</p> <ol> <li>Phillip Sapp. “Patologia oral y maxilofacial contemporánea” 2da ed. Madrid. Harcourt Brace. 2005</li> <li>Peter Reichart “Atlas de Patologia Oral” 2000</li> </ol> <p>&nbsp;</p> <p>Autor:&nbsp; CD. Eduardo Calle Velezmoro , Mg. CD Esp. Andrés Agurto Huerta</p> </div> </section> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
LESION REACTIVA DEL TEJIDO CONJUNTIVO MANDIBULA <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenino,&nbsp; 56 años de edad acude a Imágenes Digitales (COREF) de Santo Domingo para evaluación tomográfica de la zona mandibular izquierda. Es referido al Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para su evaluación y diagnóstico.</p> <p>&nbsp;</p> <p>A la evaluacion clinica intraoral, se observa un aumento de volumen de coloracion rojiza, aparentemente&nbsp; vascularizada en la zona vestibular de la mandibula de lado izquierdo, la cual se extiende de la pieza 31 hasta mesial de la pieza 36. Presenta limites definidos, asi como de consistencia dura e indolora. Tambien se puede visualizar la perdida de piezas dentarias asi como inflamacion&nbsp; y alteracion generalizada de las estructuras periodontales, acompañado de una mala higiene. (Figura 1)</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/001.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3506" src="/wp-content/uploads/2016/07/001.jpg" alt="001" width="682" height="521" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/001.jpg 682w, /wp-content/uploads/2016/07/001-100x76.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/001-230x175.jpg 230w" sizes="(max-width: 682px) 100vw, 682px"></a></p> <p>Se obtuvo una reformación panorámica, donde se aprecia que el paciente es edéntulo parcial bimaxilar, también presenta reabsorción ósea generalizada severa, multiples defectos óseos periodontales y un aumento de la densidad ósea. (Figura 2) En la reformación panorámica obtenida mediante la opción de “proyección de máxima intensidad MIP”, apreciamos la variante anatómica en zona radicular de las piezas 34 y 44, las cuales tienen bifurcación radicular. (Figura 3)</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/0021.jpg"><img class="alignnone wp-image-3509" src="/wp-content/uploads/2016/07/0021.jpg" alt="002" width="724" height="441" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/0021.jpg 738w, /wp-content/uploads/2016/07/0021-100x60.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/0021-230x139.jpg 230w" sizes="(max-width: 724px) 100vw, 724px"></a></p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/003.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3508" src="/wp-content/uploads/2016/07/003.jpg" alt="003" width="727" height="425" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/003.jpg 727w, /wp-content/uploads/2016/07/003-100x58.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/003-230x134.jpg 230w" sizes="(max-width: 727px) 100vw, 727px"></a></p> <p>&nbsp;</p> <p>En los cortes axiales de ambos maxilares, pudimos notar que los defectos óseos eran muy severos, abarcando hasta el tercio apical de las raíces de las piezas involucradas así como el aumento de la densidad ósea del hueso adyacente lo que nos indica la presencia de osteítis condensante en ambos maxilares. También se pudo notar la ausencia de la tabla ósea vestibular que está en íntima relación con la lesión, la cual solo se puede apreciar su límite en la zona de tejido blando indicado con las flechas. (Figura 4 y Figura 5).</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/004.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3510" src="/wp-content/uploads/2016/07/004.jpg" alt="004" width="690" height="444" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/004.jpg 690w, /wp-content/uploads/2016/07/004-100x64.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/004-230x148.jpg 230w" sizes="(max-width: 690px) 100vw, 690px"></a></p> <p>&nbsp;</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/005.jpg"><img class="alignnone wp-image-3511" src="/wp-content/uploads/2016/07/005.jpg" alt="005" width="691" height="374" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/005.jpg 726w, /wp-content/uploads/2016/07/005-100x54.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/005-230x124.jpg 230w" sizes="(max-width: 691px) 100vw, 691px"></a></p> <p>En las reconstrucciones 3D se observa claramente las imágenes antes descritas y su relación con estructuras adyacentes. (Figura 6 y Figura 7).</p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/006.jpg"><img class="alignnone wp-image-3512" src="/wp-content/uploads/2016/07/006.jpg" alt="006" width="729" height="406" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/006.jpg 743w, /wp-content/uploads/2016/07/006-100x55.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/006-230x128.jpg 230w" sizes="(max-width: 729px) 100vw, 729px"></a></p> <p><a href="/wp-content/uploads/2016/07/007.jpg"><img class="alignnone size-full wp-image-3513" src="/wp-content/uploads/2016/07/007.jpg" alt="007" width="730" height="478" srcset="/wp-content/uploads/2016/07/007.jpg 730w, /wp-content/uploads/2016/07/007-100x65.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/07/007-230x150.jpg 230w" sizes="(max-width: 730px) 100vw, 730px"></a></p> <p>Conclusión: Lesion reactiva del tejido conjuntivo.</p> <p>&nbsp;</p> <p><strong>Paráfrasis&nbsp;&nbsp; :</strong></p> <p>Dentro de&nbsp; la cavidad oral, la mayoría de los denominados tumores &nbsp;no son neoplasias verdaderas, sino reacciones&nbsp; hiperplásicas del tejido conjuntivo ante una lesión o irritación crónica. Estas lesiones hiperplasicas se denomina proliferaciones reactivas, ya que representan una proliferación autolimitada del tejido fibroblastico o una mezcla de tejido fibroso y vascular resultante de irritaciones crónicas que en este caso podría deberse al estado de higiene bucal del paciente y/o algún tipo de lesión física en tejidos blandos la cual estimula el tejido conjuntivo submucoso.</p> <p>&nbsp;</p> <p>Las lesiones reactivas más frecuentes son:</p> <ul> <li>Granuloma periferico de celulas gigantes</li> <li>Granuloma piogeno</li> <li>Fibroma osoficante periferico</li> <li>Fibroma periferico</li> </ul> <p>&nbsp;</p> <p>Cabe resaltar que si bien en este caso, los estudios imagenologicos no son determinantes para definir el diagnostico definitivo de la lesion, sirve de mucha ayuda para poder determinar su delimitacion y extension, asi como su repercucion con las estructuras oseas y/o dentarias adyacentes a esta entidad.</p> <p>&nbsp;</p> <p>Referencias:</p> <ol> <li>Phillip Sapp. “Patologia oral y maxilofacial contemporánea” 2da ed. Madrid. Harcourt Brace. 2005</li> <li>Peter Reichart “Atlas de Patologia Oral” 2000</li> </ol> <p>&nbsp;</p> <p>Autor:&nbsp; CD. Eduardo Calle Velezmoro , Mg. CD Esp. Andrés Agurto Huerta</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
NM <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente masculino de 52 años de edad que es referido a Imágenes Digitales (COREF) en Santo Domingo, para la evaluación previa a un tratamiento rehabilitador. La reformación panorámica nos muestra la pérdida severa del proceso alveolar en el sector anterosuperior, que se extiende desde la región de la pieza 13 hasta la región de la pieza 23 y desde la cima del reborde alveolar hasta las inmediaciones del piso de las fosas nasales. (Fig. 1).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3441" src="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_1.png" alt="Screenshot_1" width="618" height="332" srcset="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_1.png 618w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_1-100x53.png 100w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_1-230x123.png 230w" sizes="(max-width: 618px) 100vw, 618px"></p> <p>La tomografía computarizada de haz cónico, mediante los cortes transaxiales y axiales, nos muestra la extensión de esta lesión osteolítica y de límites difusos; la misma que compromete el piso de las fosas nasales, espina nasal anterior y conducto nasopalatino. Signos tomográficos compatibles con una Neoplasia Maligna (NM) (Fig. 2 y 3).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3442" src="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_2.png" alt="Screenshot_2" width="622" height="345" srcset="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_2.png 622w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_2-100x55.png 100w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_2-230x127.png 230w" sizes="(max-width: 622px) 100vw, 622px"></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3443" src="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_3.png" alt="Screenshot_3" width="620" height="340" srcset="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_3.png 620w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_3-100x54.png 100w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_3-230x126.png 230w" sizes="(max-width: 620px) 100vw, 620px"></p> <p>El software Romexis nos brinda diferentes opciones para la reconstrucción 3D, como por ejemplo las opciones <em>radiográfico matizado, radiológico, MIP, </em>etc; que son de mucha ayuda en la evaluación de estas entidades (Fig. 4).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3444" src="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_4.png" alt="Screenshot_4" width="618" height="372" srcset="/wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_4.png 618w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_4-100x60.png 100w, /wp-content/uploads/2016/05/Screenshot_4-230x138.png 230w" sizes="(max-width: 618px) 100vw, 618px"></p> <p><strong>Paráfrasis</strong></p> <p>Se habla de neoplasia cua<strong>N</strong>do se produce una proliferación incontrolada de células so<strong>M</strong>áticas producto de un cambio irreversible e<strong>N</strong> las mismas. El exceso de tejido persiste aunque cese el estí<strong>M</strong>ulo. Las neoplasias pueden ser benignas, si son localizadas y no invade<strong>N</strong> los tejidos adyacentes ni se dise<strong>M</strong>inan por el resto del cuerpo, o malignas, si i<strong>N</strong>vaden y destruyen tejidos y son capaces de dise<strong>M</strong>inarse. En el Perú se estima que a<strong>N</strong>ualmente ocurren alrededor de 37 000 casos nuevos de neoplasias <strong>M</strong>alignas y fallece<strong>N</strong> aproximada<strong>M</strong>ente 15 000 personas al año por esta causa en todo el país.</p> <p>Las <strong>N</strong>eoplasias <strong>M</strong>alignas derivadas del aparato odontogénico o sus remanentes celulares constituyen u<strong>N</strong> grupo morfológica<strong>M</strong>ente heterogéneo de lesiones que afectan a los maxilares y la región bucal. Su diag<strong>N</strong>óstico oportuno se ve a menudo co<strong>M</strong>plicado por dos razones pri<strong>N</strong>cipales: en pri<strong>M</strong>er lugar, por su baja frecuencia, lo que origina que la informació<strong>N</strong> existente sobre sus características clínicas e histopatológicas sea escasa y pocas veces i<strong>N</strong>cluida en los cursos de formación de estomatólogos, médicos, patólogos y cirujanos y, en segundo lugar, porque la si<strong>M</strong>ilitud histopatológica que guardan muchas de estas neoplasias con tumores odontogénicos be<strong>N</strong>ignos de mayor prevalencia trae como consecuencia que <strong>M</strong>uchos casos sean diagnosticados erróneamente como lesio<strong>N</strong>es benignas. Radiográfica<strong>M</strong>ente, las <strong>N</strong>eoplasias <strong>M</strong>alignas se caracteriza<strong>N</strong> por presentar límites difusos y un patrón infiltrativo; pueden poseer u<strong>N</strong>a apariencia de <strong>M</strong>adera apolillada y suelen acompañarse de reacciones periostales.</p> <p>La comu<strong>N</strong>idad odontológica tiene la respo<strong>N</strong>sabilidad en la educación, detección precoz, el diagnóstico y la re<strong>M</strong>isión al especialista de los pacientes con <strong>N</strong>eoplasias <strong>M</strong>alignas. La boca es un área muy accesible, por lo que la detección de lesio<strong>N</strong>es o condiciones premalignas no es dificultosa. El cu<strong>M</strong>plimiento de esta responsabilidad por parte del odontólogo proporcio<strong>N</strong>ará una tasa de supervivencia <strong>M</strong>ayor para los pacientes y una marcada reducció<strong>N</strong> en las tasas de <strong>M</strong>orbilidad y <strong>M</strong>ortalidad <strong>M</strong>undial. De igual manera, el radiólogo maxilofacial tiene la posibilidad de detectar estas e<strong>N</strong>tidades y alertar a los colegas y a los pacientes para un trata<strong>M</strong>iento oportuno. Se debe tener concie<strong>N</strong>cia de que esta proble<strong>M</strong>ática está presente en la sociedad y que al igual que en esta paráfrasis repleta de letras <strong>N</strong> y <strong>M</strong>, que no pasan desapercibidas a la lectura, no pasar por alto las posibles manifestaciones de estas neoplasias y trabajar en equipo en la lucha co<strong>N</strong>tra estas entidades y así, algú<strong>N</strong> día, llegar al objetivo de disminuir al mínimo las sospechas de <strong>NM</strong>.</p> <p><strong>Referencias</strong></p> <ol> <li>Mosqueda A, Meneses A, Ruíz LM, Suárez ML, Luna K. Tumores Odontogénicos. Estudio retrospectivo y colaborativo de 7 casos. Med Oral. 2003; 8: 110-21</li> </ol> <p><a href="http://www.medicinaoral.com/pubmed/medoralv8_i2_p110.pdf" target="_blank">http://www.medicinaoral.com/pubmed/medoralv8_i2_p110.pdf</a></p> <ol start="2"> <li>Carretero DA, Chuquispuma AR, Munayco H. Osteosarcoma mandibular. Odontol. Sanmarquina. 2011; 14(1):22-25</li> </ol> <p>file:///C:/Users/alumno/Downloads/document.pdf</p> <ol start="3"> <li>García V, Bascones A. Cáncer oral: Puesta al día. Av. Odontoestomatol. 2009; 25 (5): 239-248</li> </ol> <p><a href="http://scielo.isciii.es/pdf/odonto/v25n5/original1.pdf" target="_blank">http://scielo.isciii.es/pdf/odonto/v25n5/original1.pdf</a></p> <p>&nbsp;</p> <p>Autor: CD. Esp. Raúl Herrera Mujica</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
QUISTE APICAL <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenina que acude a consulta para evaluar zona radiolucida en el maxilar superior.</p> <p>En la radiografía panorámica, se observa una imagen hipodensa unilocular de limites definidos ubicada a nivel de la pieza 22 sugerente de Quiste Apical</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3425" src="/wp-content/uploads/2016/03/f3.jpg" alt="f3" width="590" height="290" srcset="/wp-content/uploads/2016/03/f3.jpg 590w, /wp-content/uploads/2016/03/f3-100x49.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/03/f3-230x113.jpg 230w" sizes="(max-width: 590px) 100vw, 590px"></p> <p>Al estudio con tomografía volumétrica, en el corte transaxial (Fig. 2) se observa imagen hipodensa de limites definidos ubicada a nivel apical de pieza 22, que produce expansión y perforación de tablas óseas bucal y palatina y se extiende desde la línea media, desplazando ligeramente el conducto nasopalatino hacia el primer cuadrante, comprometiendo la cara palatina de piezas 21, 22, 23, y 24, respetando la zona periapical de esta última</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3426" src="/wp-content/uploads/2016/03/f4.jpg" alt="f4" width="789" height="196" srcset="/wp-content/uploads/2016/03/f4.jpg 789w, /wp-content/uploads/2016/03/f4-100x24.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/03/f4-230x57.jpg 230w" sizes="(max-width: 789px) 100vw, 789px"></p> <p>En los cortes Axiales se puede observan la dimensión de la lesión y su extensión.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3427" src="/wp-content/uploads/2016/03/f5.jpg" alt="f5" width="801" height="495" srcset="/wp-content/uploads/2016/03/f5.jpg 801w, /wp-content/uploads/2016/03/f5-100x61.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/03/f5-230x142.jpg 230w" sizes="(max-width: 801px) 100vw, 801px"></p> <p>En las reconstrucciones tridimensionales se observa como la lesión a desplazado la tabla palatina y ha perforado la tabla vestibular.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3428" src="/wp-content/uploads/2016/03/f6.jpg" alt="f6" width="781" height="361" srcset="/wp-content/uploads/2016/03/f6.jpg 781w, /wp-content/uploads/2016/03/f6-100x46.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/03/f6-230x106.jpg 230w" sizes="(max-width: 781px) 100vw, 781px"></p> <p><strong>Comentario</strong></p> <p>El Quiste Periapical es una lesión que puede originarse a partir de un granuloma de un&nbsp;<a href="http://www.ecured.cu/Diente" target="_blank">diente</a>&nbsp;con pulpa necrótica donde se estimulan los restos epiteliales de Malassez, y se forma una cápsula mística de forma redondeada como una bolsa que guarda algún contenido en su interior pudiendo ser líquido generalmente. En ocasiones puede infectarse y aparaecer síntomas de una infección dentaria aguda. Existen varias teorías que explican la formación de estos quistes pero con el desarrollo de la inmunología se describe la teoría inmunológica como la más aceptada.</p> <p><em><u>Diagnóstico clínico</u></em></p> <p>Para efectuar un diagnóstico certero se hace necesario realizar un examen radiográfico.</p> <p>A través del examen radiográfico, se puede observar:</p> <p>Imagen radiolúcida redondeada o no, bien definida de mayor o menor tamaño que sugiere la presencia de lisis ósea y con imagen de cortical en su periferia. No es raro que la imagen abarque más de un ápice dentario por lo que habría que recurrir a los tests de vitalidad de dichos&nbsp;<a href="http://www.ecured.cu/Dientes" target="_blank">dientes</a>.</p> <p>Conducto con tratamiento endodóntico realizado, a veces relacionado con un tratamiento protésico.</p> <p><em><u>Tratamiento:</u></em></p> <p>El tratamiento es radical total, se realiza la pulpectomía.</p> <p>Si existe un tratamiento pulporadicular incorrecto se indicará un retratamiento.</p> <p>Se indicará la cirugía periapical.</p> <p><strong>Fuentes: </strong></p> <ul> <li><a href="http://www.ecured.cu/Quiste_periapical">http://www.ecured.cu/Quiste_periapical</a></li> <li><a href="https://www.propdental.es/blog/odontologia/quiste-radicular/">https://www.propdental.es/blog/odontologia/quiste-radicular/</a></li> </ul> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
FRACTURA CORONO-RADICULAR <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente masculino que acude a consulta para evaluar posible fractura de lado derecho.</p> <p>En la radiografía panorámica, se observa una imagen hipodensa ubicada a nivel apical de la pieza 13 y una imagen radiolúcida a nivel del tercio medio sugerente a lesión apical y fractura corono radicular.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3416" src="/wp-content/uploads/2016/02/corona1.jpg" alt="corona1" width="627" height="273" srcset="/wp-content/uploads/2016/02/corona1.jpg 627w, /wp-content/uploads/2016/02/corona1-100x43.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/02/corona1-230x100.jpg 230w" sizes="(max-width: 627px) 100vw, 627px"></p> <p>Al estudio con tomografía volumétrica, en el corte transaxial (Fig. 2) se observa Fractura corono-radicular hacia vestibular con desplazamiento de segmentos y lesión apical y pararradicular hacia tabla vestibular.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3417" src="/wp-content/uploads/2016/02/corona2.jpg" alt="corona2" width="607" height="294" srcset="/wp-content/uploads/2016/02/corona2.jpg 607w, /wp-content/uploads/2016/02/corona2-100x48.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/02/corona2-230x111.jpg 230w" sizes="(max-width: 607px) 100vw, 607px"></p> <p>En los cortes Axiales se puede observan la lesión y la fractura.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3418" src="/wp-content/uploads/2016/02/corona3.jpg" alt="corona3" width="644" height="409" srcset="/wp-content/uploads/2016/02/corona3.jpg 644w, /wp-content/uploads/2016/02/corona3-100x63.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/02/corona3-230x146.jpg 230w" sizes="(max-width: 644px) 100vw, 644px"></p> <p>En las reconstrucciones tridimensionales se observa la lesión y la fractura corono radicular, como está desplazada hacia vestibular.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3419" src="/wp-content/uploads/2016/02/corona4.jpg" alt="corona4" width="650" height="310" srcset="/wp-content/uploads/2016/02/corona4.jpg 650w, /wp-content/uploads/2016/02/corona4-100x47.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/02/corona4-230x109.jpg 230w" sizes="(max-width: 650px) 100vw, 650px"></p> <p><strong>Comentario</strong></p> <p>El manejo de las fracturas corono radiculares es un desafío clínico interdisciplinario, tanto en su atención de urgencia como en la planificación y ejecución del tratamiento definitivo.</p> <p>Una fractura corono-radicular (FCR) se define como “la lesión traumática de los tejidos dentarios duros que involucra de manera simultánea la porción coronaría y radicular, comprometiendo el esmalte, dentina, y cemento, las que pueden ser agrupadas de acuerdo al compromiso y exposición pulpar en complicadas y no complicadas” (Andreasen et al., 2010). La causa más común es un trauma directo, en el que la dirección de la fuerza impactante determina la orientación en bizel del rasgo de fractura, normalmente desde vestibular hacia palatino con extensión subgingival e infraósea.</p> <p>Dentro de las alternativas de tratamiento para FCR descritas en la literatura se encuentran: (1) eliminación del fragmento fracturado en caso de fracturas superficiales, (2) extrusión ortodóncica del fragmento apical (3) extrusión quirúrgica del fragmento apical, y gingivectomía. La elección de la mejor alternativa va a depender de algunos factores como, longitud y estado de desarrollo radicular, compromiso estético, edad del paciente, profundidad y ubicación del rasgo de fractura, costo, habilidad y experiencia de quien realizará la intervención, entre otros. En los últimos años se ha considerado otra alternativa de tratamiento: el reimplante intencional (RI), el cual ha sido considerado como confiable debido a la alta capacidad de respuesta regenerativa del ligamento periodontal (LPD). El objetivo del RI es reimplantar el diente dentro de su alvéolo en su posición original, luego de ser intervenido extraoralmente.</p> <p><strong>Fuentes: </strong></p> <ul> <li><a href="http://www.voco.es/es/product/Rebilda_Post_System/AB_Rebilda_Post_System_Mincik___Tulenko_Gaceta_Dental_01-2011.pdf" target="_blank">http://www.voco.es/es/product/Rebilda_Post_System/AB_Rebilda_Post_System_Mincik___Tulenko_Gaceta_Dental_01-2011.pdf</a></li> <li><a href="http://www.odontologiapediatrica.com/img/2011PROTRAUMAPERMfras.pdf" target="_blank">http://www.odontologiapediatrica.com/img/2011PROTRAUMAPERMfras.pdf</a></li> </ul> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmotnero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
IMPLANTE EN SENO MAXILAR <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenina que acude a consulta para evaluar seno maxilar izquierdo por desplazamiento de implante, dice tener sinusitis, y molestias.</p> <p>En la radiografía panorámica, se observa Opacidad total del seno maxilar derecho en relación a presencia de dispositivo metálico (implante dental) localizado en la zona medial del seno, donde se aprecia a nivel del reborde alveolar correspondiente a la pieza 16 aparente comunicación buco-sinusal.</p> <p>CONCLUSIÓN: Sinusitis maxilar del lado derecho por presencia de cuerpo extraño (implante).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3406" src="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-1.jpg" alt="imagen 1" width="583" height="257" srcset="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-1.jpg 583w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-1-100x44.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-1-230x101.jpg 230w" sizes="(max-width: 583px) 100vw, 583px"></p> <p><span class="TextRun SCX96896599" xml:lang="ES-PE"><span class="NormalTextRun SCX96896599">Al estudio con tomografía volumétrica</span></span><span class="TextRun SCX96896599" xml:lang="ES-PE"><span class="NormalTextRun SCX96896599">, en </span></span><span class="TextRun SCX96896599" xml:lang="ES-PE"><span class="NormalTextRun SCX96896599">los cortes coronales se observa la ocupación completa del seno maxilar derecho.</span></span><span class="EOP SCX96896599">&nbsp;</span></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3407" src="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-2.jpg" alt="imagen 2" width="707" height="202" srcset="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-2.jpg 707w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-2-100x28.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-2-230x65.jpg 230w" sizes="(max-width: 707px) 100vw, 707px"></p> <p>En los cortes transaxiales y tangenciales se observa la perforación del seno maxilar, la presencia del implante y la ocupación completa del seno.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3408" src="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-3.jpg" alt="imagen 3" width="800" height="473" srcset="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-3.jpg 800w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-3-100x59.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-3-230x135.jpg 230w" sizes="(max-width: 800px) 100vw, 800px"></p> <p>En las reconstrucciones tridimensionales se observa como la lesión a desplazado la tabla palatina y ha perforado la tabla vestibular.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3409" src="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-4.jpg" alt="imagen 4" width="580" height="299" srcset="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-4.jpg 580w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-4-100x51.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-4-230x118.jpg 230w" sizes="(max-width: 580px) 100vw, 580px"></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3410" src="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-5.jpg" alt="imagen 5" width="779" height="304" srcset="/wp-content/uploads/2016/01/imagen-5.jpg 779w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-5-100x39.jpg 100w, /wp-content/uploads/2016/01/imagen-5-230x89.jpg 230w" sizes="(max-width: 779px) 100vw, 779px"></p> <p><strong>Comentario</strong></p> <p>La colocación de implantes en zonas edéntulas posteriores del maxilar superior tiene importantes limitaciones anatómicas debido a una progresiva reabsorción del hueso alveolar remanente y a un incremento de la neumatización del seno maxilar, debiendo considerar además que en esta zona hay una calidad ósea deficiente para la colocación de implantes. Si con estas condiciones anatómicas y biológicas se realiza una inadecuada preparación del lecho implantario, con un fresado o instalación deficiente, todo ello puede conducir fácilmente a la aparición de complicaciones.</p> <p>En este sentido, las complicaciones más frecuentes son la falta de estabilidad primaria del implante, la perforación de la cortical sinusal, una fenestración o dehiscencia de la cortical, una sinusitis postoperatoria, la creación de una comunicación bucosinusal y el fallo de la osteointegración. Otra posible complicación pero más infrecuente es el desplazamiento del implante hacia el seno maxilar.</p> <p>La penetración de un implante en el seno maxilar puede ocasionar serias complicaciones como sinusitis y la persistencia de una fístula bucoantral.</p> <p>El desplazamiento de un implante hacia el interior del seno maxilar puede aparecer como una complicación en aquellos casos donde no hay estabilidad primaria debido a la escasa altura y la baja calidad ósea del hueso remanente o cuando el fresado ha sido incorrecto. Según otros autores la existencia de una osteoporosis asociada a las fuerzas que recibe el hueso y que le son transmitidas a través de la prótesis, facilitan la movilidad del implante y su posible desplazamiento hacia el seno maxilar. Hay que tener en cuenta que cuando un implante penetra en el suelo del seno maxilar puede producir una reacción de cuerpo extraño y además los cambios de presión provocados en el seno pueden facilitar la migración de éste hacia el interior del mismo sin que existan unas fuerzas excesivas.</p> <p>Fuentes:</p> <p>* <a href="http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=s1699-65852002000200006&amp;script=sci_arttext" target="_blank">http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=s1699-65852002000200006&amp;script=sci_arttext</a></p> <p>* <a href="http://www.infomed.es/rode/index.php?option=com_content&amp;task=view&amp;id=127&amp;Itemid=2" target="_blank">http://www.infomed.es/rode/index.php?option=com_content&amp;task=view&amp;id=127&amp;Itemid=2</a></p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
Supernumerario <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenina que acude a consulta para evaluación con fines de extracción de pieza supernumeraria.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3385" src="/wp-content/uploads/2015/12/01.jpg" alt="01" width="583" height="310" srcset="/wp-content/uploads/2015/12/01.jpg 583w, /wp-content/uploads/2015/12/01-100x53.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/12/01-230x122.jpg 230w" sizes="(max-width: 583px) 100vw, 583px"></p> <p>1. En la radiografía panorámica (Fig 1) se observa una imagen radiopaca de densidad dentaria ubicada en cuerpo mandibular derecho compatible con pieza supernumeraria con alteración en la morfología coronaria, la cual se encuentra en posición transversa, con la corona hacia la tabla ósea lingual y ápice hacia la tabla ósea vestibular.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3386" src="/wp-content/uploads/2015/12/02.png" alt="02" width="511" height="182" srcset="/wp-content/uploads/2015/12/02.png 511w, /wp-content/uploads/2015/12/02-100x35.png 100w, /wp-content/uploads/2015/12/02-230x81.png 230w" sizes="(max-width: 511px) 100vw, 511px"></p> <p>Al estudio con tomografía volumétrica, en el corte tangencial (Fig. 1) se observa la pieza supernumeraria produciendo distalización de raíz de pieza 45 y se encuentra próxima al agujero mentoniano.</p> <p>En cortes transaxiales se observa la relación de las piezas 44 y 45 y el agujero mentoniano con la pieza supernumeraria.</p> <p><img class="alignnone wp-image-3387" src="/wp-content/uploads/2015/12/03.png" alt="03" width="681" height="168" srcset="/wp-content/uploads/2015/12/03.png 795w, /wp-content/uploads/2015/12/03-100x24.png 100w, /wp-content/uploads/2015/12/03-230x56.png 230w" sizes="(max-width: 681px) 100vw, 681px"></p> <p>En las reconstrucciones tridimensionales se observa la relación de la pieza con el agujero mentoniano y su posición en el plano axial.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3388" src="/wp-content/uploads/2015/12/04.png" alt="04" width="302" height="238" srcset="/wp-content/uploads/2015/12/04.png 302w, /wp-content/uploads/2015/12/04-100x78.png 100w, /wp-content/uploads/2015/12/04-230x181.png 230w" sizes="(max-width: 302px) 100vw, 302px"></p> <p><img class="alignnone wp-image-3389" src="/wp-content/uploads/2015/12/05.png" alt="05" width="721" height="343" srcset="/wp-content/uploads/2015/12/05.png 793w, /wp-content/uploads/2015/12/05-100x47.png 100w, /wp-content/uploads/2015/12/05-230x109.png 230w" sizes="(max-width: 721px) 100vw, 721px"></p> <p><strong>Comentario</strong></p> <p>Los dientes supernumerarios son aquellos que exceden de la formula dental habitual y se conocen como los dientes que salen de más.</p> <p>No acostumbran a dar sintomatología y su hallazgo suele ser casual en pruebas radiográficas de rutina en la clínica dental o bien como consecuencia del retraso en la erupción del diente definitivo habitual.</p> <p>Se llaman dientes supernumerarios a la presencia de un número de dientes superior al normal en el arco dental. Los dientes supernumerarios son asintomáticos y se encuentran en revisiones en el dentista. Son dientes que aparecen de forma adicional al número de piezas de la dotación dental normal (que es de 20 dientes deciduos o “de leche” y 32 permanentes).</p> <p>El número de dientes común entre las personas es de 20 durante la dentición temporal y de 32 en la dentición permanente (en los casos en que erupcionan las cuatro ‘muelas de juicio’). Pero un 2’5% de la población cuenta entre sus dientes con piezas de más, conocidas como los dientes supernumerarios. La presencia de estas piezas anormales se denomina hiperdoncia y puede causar alteraciones importantes tanto en la dentición temporal como en la dentición permanente.</p> <p>El tratamiento de los dientes supernumerarios se decidirá en cada caso por parte de los dentistas pero suele aplicarse su extirpación. No existe un momento determinado para realizar su extracción aunque algunos especialistas prefieren esperar hasta los 10-12 años de edad para disminuir el riesgo de lesión de piezas adyacentes. Esta espera no se producirá en ningún caso cuando el diente produzca retraso en la erupción, interfiera en el desarrollo dimétrico o esté a punto de producir un quiste.</p> <p><strong>Fuentes:</strong></p> <ul> <li><a href="https://www.propdental.es/blog/odontologia/dientes-supernumerarios/" target="_blank">https://www.propdental.es/blog/odontologia/dientes-supernumerarios/</a></li> <li><a href="http://www.planetaprodental.com/noticiaspp/detecci%C3%B3n_y_tratamiento_los_dientes_supernumerarios" target="_blank">http://www.planetaprodental.com/noticiaspp/detecci%C3%B3n_y_tratamiento_los_dientes_supernumerarios</a></li> <li><a href="http://www.asisccmaxilo.com/tratamientos-quirurgicos/cirugia-oral/dientessupernumerarios/" target="_blank">http://www.asisccmaxilo.com/tratamientos-quirurgicos/cirugia-oral/dientessupernumerarios/</a></li> </ul> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
QUISTE DENTIGERO <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenina que acude a consulta para evaluación con fines de extracción de los terceros molares inferiores.</p> <p>En la radiografía panorámica (Fig 1) se observa una imagen radiolúcida unilocular de limites definidos y corticalizados, asociada a la corona de la pieza 4.8 sugerente de Quiste Dentígero.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3366" src="/wp-content/uploads/2015/11/caso.jpg" alt="caso" width="740" height="386" srcset="/wp-content/uploads/2015/11/caso.jpg 740w, /wp-content/uploads/2015/11/caso-100x52.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/11/caso-230x119.jpg 230w" sizes="(max-width: 740px) 100vw, 740px"></p> <p>Al estudio con tomografía volumétrica, en el corte tangencial (Fig. 1) confirmamos la formación quística envolviendo la corona de la pieza 4.8, condicionando la &nbsp;posición invertida de esta, con las raíces próximas al borde anterior de la rama ascendente. En el corte transaxial (Fig. 2) se observa el origen de la lesión a nivel de la unión cemento-adamantina (UCA) de la pieza 4.8 y el desplazamiento basal del conducto dentario inferior.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3367" src="/wp-content/uploads/2015/11/caso2.jpg" alt="caso2" width="708" height="275" srcset="/wp-content/uploads/2015/11/caso2.jpg 708w, /wp-content/uploads/2015/11/caso2-100x38.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/11/caso2-230x89.jpg 230w" sizes="(max-width: 708px) 100vw, 708px"></p> <p>En la reconstrucción tridimensional se observa de forma didáctica la extensión de la lesión y la relación con sus estructuras vecinas.</p> <p><img class="alignnone wp-image-3368" src="/wp-content/uploads/2015/11/caso3.jpg" alt="caso3" width="783" height="463" srcset="/wp-content/uploads/2015/11/caso3.jpg 891w, /wp-content/uploads/2015/11/caso3-100x59.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/11/caso3-230x135.jpg 230w" sizes="(max-width: 783px) 100vw, 783px"></p> <p>En la imágenes podemos visualizar la Presencia de imagen hipodensa localizada a nivel de la corona de la pieza 4.8 de límites definidos, corticalizados, desplaza el conducto dentario inferior ligeramente hacia basal. Con respecto a sus medidas, tiene un volumen de 0.941 cm3. Imagen sugerente de quiste dentígero o quiste folicular. La pieza 4.8 se encuentra en íntima relación con el conducto dentario inferior sobre todo hacia la zona apical, pero básicamente sobre todo el recorrido.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3369" src="/wp-content/uploads/2015/11/caso4.jpg" alt="caso4" width="821" height="292" srcset="/wp-content/uploads/2015/11/caso4.jpg 821w, /wp-content/uploads/2015/11/caso4-100x35.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/11/caso4-230x81.jpg 230w" sizes="(max-width: 821px) 100vw, 821px"></p> <p><strong>Comentario</strong></p> <p>El Quiste Dentígero, también llamado quiste folicular, es el segundo quiste más común después del quiste apical. Siempre está asociado con la corona de un diente en desarrollo, no erupcionado o incluído, afectando en su mayoría a los dientes permanentes, y muy rara vez presentes en la dentición decidua. Se presenta usualmente en pacientes de sexo masculino, en la segunda y tercera década de la vida, en un 70 a 75 % en el maxilar inferior, apareciendo según orden de frecuencia asociado a los terceros molares inferiores y seguido por los caninos superiores.</p> <p>Los síntomas son escasos y rara vez alcanzan grandes proporciones. Cuando esto sucede se detecta clínicamente, ya que produce expansión ósea y asimetría facial, debido a la excesiva presión hidrostática de la lesión, lo que predispone a la producción de fracturas patológicas por erosión del hueso cortical, sin embargo, en la mayoría de los casos es detectado como un hallazgo radiográfico. También debemos estar atentos en observar si hay desplazamiento de piezas dentarias o reabsorción radicular, los cuales son secuelas de la continua expansión del quiste. Radiográficamente se presenta como una imagen radiolúcida bien definida, con cortical, alrededor de la corona de un diente no erupcionado. Si no es detectado tempranamente, la lesión puede crecer, lo que hace posible la similitud con otras lesiones más agresivas.</p> <p><strong>CONCLUSIONES</strong></p> <p>Es importante resaltar que aunque la incidencia de esta lesión es baja, es necesaria una minuciosa evaluación clínica, observando la ausencia de dientes permanentes en las cuales el paciente no refiere antecedentes de extracción de los mismos y la retención hasta edad adulta de los dientes temporales en la boca.</p> <ul> <li>Siempre está asociado a la corona de un diente no erupcionado o en desarrollo.</li> <li>El tratamiento del quiste dentigero es la eliminación completa de la lesión.</li> <li>Se Origina después que la corona del diente se ha formado por completo, se produce acumulación de liquido entre el órgano del esmalte y la corona del diente.</li> <li>Se puede encontrar este quiste encerrado en un odontoma compuesto complejo o afectando a un diente supernumerario.</li> <li>El examen radiográfico del maxilar que está afectado por un QD revelará una lesión radiolúcida bien definida, con cortical, alrededor de la corona de un diente no erupcionado.</li> </ul> <p>Fuentes:<br> • <a href="http://www.actaodontologica.com/ediciones/2002/2/quiste_dentigero.asp" target="_blank">http://www.actaodontologica.com/ediciones/2002/2/quiste_dentigero.asp</a><br> • <a href="http://www.idmperu.com/web/casos.php?Id_contenido=16" target="_blank">http://www.idmperu.com/web/casos.php?Id_contenido=16</a></p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
PROCESO OSTEOLITICO PERIAPICAL <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente femenino de 31 años de edad, acude a la consulta para evaluación con Tomografía Volumétrica Cone Beam por presentar dolor en la pieza 13.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3334" src="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_1.jpg" alt="caso3_1" width="800" height="349" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_1.jpg 800w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_1-100x43.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_1-230x100.jpg 230w" sizes="(max-width: 800px) 100vw, 800px"></p> <p>A la evaluación de la radiografía Panorámica (Fig. 1) se observa una obturación de conducto de la Pza.14, Posición ectópica y proceso osteolítico periapical en la pieza 13.</p> <p>Las Lesiones periapicales pueden ser: Mecánicas, Infeccionas, químicas y de origen Neoplásico.</p> <p>Al estudio con tomografía volumétrica mediante cortes axiales (Fig. 2), transaxiales (Fig. 3) y reconstrucciones 3D (Fig.4 y 5), se evidencia&nbsp; Posición ectópica y palatina en relación a la pieza 14 y 13; Obturación de conducto. Material hiperdenso sugestivo de retro obturación, y proceso osteolítico periapical con compromiso de la tabla ósea vestibular de las piezas 13 y 14.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3335" src="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_2.jpg" alt="caso3_2" width="638" height="545" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_2.jpg 638w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_2-100x85.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_2-230x196.jpg 230w" sizes="(max-width: 638px) 100vw, 638px"></p> <p><strong>Reconstrucciones 3D</strong></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3336" src="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_3.jpg" alt="caso3_3" width="649" height="553" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_3.jpg 649w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_3-100x85.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_3-230x195.jpg 230w" sizes="(max-width: 649px) 100vw, 649px"></p> <p>En la tomografía 3D se realiza un análisis volumétrico donde observamos el diámetro, altura y volumen de la lesión (Fig.5)</p> <p><strong>Análisis volumétrico de la Lesión</strong></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3337" src="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_4.jpg" alt="caso3_4" width="787" height="425" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_4.jpg 787w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_4-100x54.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_4-230x124.jpg 230w" sizes="(max-width: 787px) 100vw, 787px"></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3338" src="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_5.jpg" alt="caso3_5" width="780" height="357" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/caso3_5.jpg 780w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_5-100x45.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/caso3_5-230x105.jpg 230w" sizes="(max-width: 780px) 100vw, 780px"></p> <p><strong><u>Comentario:</u></strong></p> <p>Las lesiones periapicales, resultado de la necrosis de la pulpa dental, son las patologías que más frecuentemente ocurren encontradas en el hueso alveolar. La exposición de la pulpa dental a las bacterias y sus productos, actuando como antígenos, podría producir respuestas inflamatorias inespecíficas así como reacciones inmunológicas específicas en los tejidos perirradiculares y causar la lesión periapical.</p> <p>El tratamiento de las lesiones periapicales de carácter inflamatorio ha sido muy discutido a través de los años. Los endodoncistas han intentado solucionar los problemas mediante el tratamiento de conductos, en casos de granulomas periapicales el resultado es muy bueno y en caso de quistes periapicales el porcentaje de éxitos es muy bajo, por ello debido a que se han solucionado casos de quistes con endodoncia, la controversia está servida.</p> <p>La cirugía periapical o endodoncia quirúrgica, se basa en eliminar el proceso periapical pero conservando el diente o dientes afectados.</p> <p>Se basa en tres fases:</p> <ul> <li>Legrado o curetaje de la zona periapical</li> <li>Apicectomía</li> <li>Obturación retrógrada</li> </ul> <p>En todos los casos en la que hay afectación pulpar, deberá de forma previa hacerse las endodoncias de las piezas afectadas, por ello la endodoncia y la cirugía periapical se complementan.</p> <p><strong>Referencia:&nbsp; </strong></p> <ul> <li>Lesiones periapicales <a href="http://www.odontocat.com/ciru4.htm" target="_blank">http://www.odontocat.com/ciru4.htm</a></li> <li>El éxito en endodoncia <a href="http://www.medlinedental.com/pdf-doc/endo/v27-3-7.pdf" target="_blank">http://www.medlinedental.com/pdf-doc/endo/v27-3-7.pdf</a></li> <li>Actinomices periapical radicular – Reporte de un caso clínico. http://www.actaodontologica.com/ediciones/2006/3/actinomicosis_periapical_radicular.asp</li> </ul> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
SIALOLITO <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente de sexo femenino de 27 años de edad es referido al centro de Diagnóstico por presentar dolor e inflamación en zona de cuerpo mandibular derecho, manifiesta que hace ocho años le diagnosticaron cálculos en glándula sub maxilar derecha y que ha expulsado pequeñas calcificaciones hace algún tiempo.</p> <p>A la evaluación de la radiografía panorámica se observa imagen radiopaca de forma redondeada proyectada en cuerpo mandibular derecho a nivel de la escotadura antegonial entre la basal mandibular y conducto dentario inferior. Signo radiográfico sugerente de calcificación en glándula salival (figura 1). Se observa además neumatización alveolar de los senos maxilares y ausencia de terceras molares y primeras premolares.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3302" src="/wp-content/uploads/2015/09/figura1.jpg" alt="figura1" width="563" height="299" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/figura1.jpg 563w, /wp-content/uploads/2015/09/figura1-100x53.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/figura1-230x122.jpg 230w" sizes="(max-width: 563px) 100vw, 563px"></p> <p>A la evaluación de la tomografía volumétrica (CBCT) en corte axial (figura 2), y corte coronal (Figura 3), realizado a nivel de la calcificación, observamos una imagen hiperdensa de forma irregular ubicada en tejidos blandos correspondiente a piso de boca, a nivel de glándula submaxilar derecha.</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3304" src="/wp-content/uploads/2015/09/figura2.jpg" alt="figura2" width="528" height="232" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/figura2.jpg 528w, /wp-content/uploads/2015/09/figura2-100x43.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/figura2-230x101.jpg 230w" sizes="(max-width: 528px) 100vw, 528px"></p> <p>En un corte sagital apreciamos las medidas de esta calcificación y son de 9.45 mm de alto y 6.81 mm en sentido antero posterior (Figura 4).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3305" src="/wp-content/uploads/2015/09/figura3.jpg" alt="figura3" width="486" height="331" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/figura3.jpg 486w, /wp-content/uploads/2015/09/figura3-100x68.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/figura3-230x156.jpg 230w" sizes="(max-width: 486px) 100vw, 486px"></p> <p>En la reconstrucción 3D observamos la calcificación y su relación con la tabla ósea lingual mandibular. (Figuras 5, 6, 7 y 8).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3306" src="/wp-content/uploads/2015/09/figura4.jpg" alt="figura4" width="554" height="352" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/figura4.jpg 554w, /wp-content/uploads/2015/09/figura4-100x63.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/figura4-230x146.jpg 230w" sizes="(max-width: 554px) 100vw, 554px"></p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3307" src="/wp-content/uploads/2015/09/figura5.jpg" alt="figura5" width="554" height="352" srcset="/wp-content/uploads/2015/09/figura5.jpg 554w, /wp-content/uploads/2015/09/figura5-100x63.jpg 100w, /wp-content/uploads/2015/09/figura5-230x146.jpg 230w" sizes="(max-width: 554px) 100vw, 554px"></p> <p><strong>Paráfrasis</strong></p> <p>La sialolitiasis corresponde al 30% de la patología salival y afecta principalmente a las glándulas submaxilares (83 a 94%), seguida por la parótida (4 a 10%) y las sublinguales (1 a 7%), pueden estar situados con menor frecuencia en glándulas salivales menores de labios, carrillos o paladar. Este proceso se presenta principalmente sobre los 40 años de edad, aunque también puede encontrarse precozmente en la adolescencia o en la vejez.</p> <p>La sialolitiasis es producida por la obstrucción de una glándula salival o de su conducto excretor por la formación de concreciones calcáreas o sialolitos en el parénquima de los mismos. Existen teorías que afirman que los sialolitos en las glándulas y conductos salivales son originados por la mineralización de varios componentes como: cuerpos extraños, detritus celulares y microorganismos, depositándose inicialmente una matriz orgánica, probablemente de glucoproteínas, para luego presentarse el deposito de material inorgánico que inicia su mineralización.</p> <p>Los cálculos son más frecuentes en las glándulas submaxilares o en su conducto, debido a la viscosidad de la saliva mucosa por mayor concentración de sales de calcio, pH más alcalino y posición antigravitacional de la glándula y el conducto, que es al mismo tiempo angosto y tortuoso.</p> <p>Los primeros síntomas producidos por los sialolitos son: inflamación del conducto y su orificio de salida; abultamiento de la glándula antes y durante las comidas a causa de la estenosis, sensibilidad marcada y dolor de tipo cólico, que es más intenso cuando el cálculo se halla en el conducto que en el interior de la glándula.<br> Los métodos más comunes que se usan para el diagnóstico de sialolitiasis son la sialografía convencional, la ecografía, la resonancia magnética, la tomografía, la endoscopia, y en algunos casos las radiografías laterales de cráneo para sialolitos de glándula parótida y radiografías oclusales. Estos métodos diagnósticos varían según la localización y tamaño del sialolito, y los signos y síntomas que se presenten.</p> <p>El tratamiento de la litiasis de las glándulas salivales depende de la ubicación y el tamaño, cuando son grandes y se encuentran dentro de las glándulas, está indicada su exéresis quirúrgica; pero cuando son pequeñas y se hallan ubicadas en la parte anterior del conducto, pueden ser extraídas mediante dilatación y manipulación del conducto excretor con sondas apropiadas o masajes, aplicación de calor, uso de relajantes y abundantes líquidos.</p> <p><strong>Referencias:</strong></p> <ul> <li>Rebolledo Cobos M, Carbonell Muñoz Z, Diaz Caballero A. Sialolitos en conductos y glándulas salivales. Revisión de literatura. Avances en Odontoestomatología Vol.25 – Núm. 6 – 2009. Pág. 311- 317</li> <li>Carreras Martorell CL, Comas Mirabent RB, Fernández Pérez FS, Juan Rodríguez B, Legrá Matos SM. Litiasis del conducto de Wharton en la glándula submaxilar derecha [artículo en línea]. MEDISAN 2006;10(esp).<br> <span style="line-height: 1.5;">http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol10_(esp)_06/san07(esp)06.htm [consultado: 8 de julio 2015 ].</span></li> <li>Torres-Lagares D, Barranco-Piedra S, Serrera-Figallo MA, Hita-Iglesias P, Martínez-Sahuquillo A, Gutierrez-Pérez JL. Parotid sialolithiasis in Stensen´s duct. Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2006;11:E80-4</li> </ul> <p>DR. RICARDO PALTI MENENDEZ</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete
AMELOBLASTOMA MULTILOCULAR EN MANDIBULA <div class="container"> <aside class="sbright"></aside> <main> <div class="grid-row"> <div class="cws_widget_content"> <section class="news blog-post"> <div class="item"> <p>Paciente de 55 años de edad es referido al centro de Diagnóstico por presentar aumento de volumen en el lado derecho de la mandíbula, el cual es asintomático.</p> <p>Paciente manifiesta que el crecimiento ha sido mas rápido en los últimos 2 meses. A la evaluación de la radiografía panorámica se observa imagen radiolúcida de aspecto multilocular, en cuerpo mandibular derecho que se extiende desde zona apical de pieza 45 hacia el tercio superior de rama ascendente, comprometiendo el borde anterior de la apófisis coronoides, y produce adelgazamiento de la basal mandibular y reabsorción radicular de piezas 46, 47 y 48. Signos radiográficos compatibles con Ameloblastoma. (figura 1)</p> <div id="attachment_3115" style="width: 860px" class="wp-caption alignleft"><img class="wp-image-3115 size-full" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura1.jpg" alt="figura1" width="850" height="413" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura1.jpg 850w, /wp-content/uploads/2014/07/figura1-100x48.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura1-230x111.jpg 230w" sizes="(max-width: 850px) 100vw, 850px"><p class="wp-caption-text">Fig. 1 Radiografía Panorámica</p></div> <p>A la evaluación de la tomografía volumétrica cone beam en corte axial observamos expansión de las tablas óseas vestibular y lingual, las cuales muestran zonas de adelgazamiento y zonas de erosión de cortical. Se observa además aumento de volumen en tejidos blandos. (figura 2)</p> <div id="attachment_3234" style="width: 394px" class="wp-caption alignnone"><img class="size-full wp-image-3234" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura2.jpg" alt="Fig. 2 corte Axial" width="384" height="291" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura2.jpg 384w, /wp-content/uploads/2014/07/figura2-100x75.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura2-230x174.jpg 230w" sizes="(max-width: 384px) 100vw, 384px"><p class="wp-caption-text">Fig. 2 corte Axial</p></div> <p>En cortes coronales vemos expansión de tablas a nivel de rama y cuerpo mandibular; Se observa erosión marcada en tabla ósea vestibular y desplazamiento caudal del conducto dentario inferior, el cual se encuentra sobre la basal mandib0ular a nivel de molares. ( Fig. 2, 3 y 4).</p> <div id="attachment_3235" style="width: 551px" class="wp-caption alignnone"><img class="size-full wp-image-3235" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura3.jpg" alt="Fig. 2 " width="541" height="342" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura3.jpg 541w, /wp-content/uploads/2014/07/figura3-100x63.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura3-230x145.jpg 230w" sizes="(max-width: 541px) 100vw, 541px"><p class="wp-caption-text">Fig. 2</p></div> <div id="attachment_3236" style="width: 558px" class="wp-caption alignnone"><img class="size-full wp-image-3236" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura4.jpg" alt="Fig. 3" width="548" height="334" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura4.jpg 548w, /wp-content/uploads/2014/07/figura4-100x60.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura4-230x140.jpg 230w" sizes="(max-width: 548px) 100vw, 548px"><p class="wp-caption-text">Fig. 3</p></div> <div id="attachment_3237" style="width: 508px" class="wp-caption alignnone"><img class="wp-image-3237 size-full" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura5.jpg" alt="figura5" width="498" height="322" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura5.jpg 498w, /wp-content/uploads/2014/07/figura5-100x64.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura5-230x148.jpg 230w" sizes="(max-width: 498px) 100vw, 498px"><p class="wp-caption-text">Fig. 4</p></div> <p>En cortes transaxiales se aprecia reabsorción radicular en piezas 48, 47 y 46 (Fig. 5, 6 y 7).</p> <p><img class="alignnone size-full wp-image-3238" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura6.jpg" alt="figura6" width="526" height="502" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura6.jpg 526w, /wp-content/uploads/2014/07/figura6-100x95.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura6-230x219.jpg 230w" sizes="(max-width: 526px) 100vw, 526px"></p> <div id="attachment_3239" style="width: 441px" class="wp-caption alignnone"><img class="size-full wp-image-3239" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura7.jpg" alt="Corte sagital. (Fig. 8)" width="431" height="266" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura7.jpg 431w, /wp-content/uploads/2014/07/figura7-100x61.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura7-230x141.jpg 230w" sizes="(max-width: 431px) 100vw, 431px"><p class="wp-caption-text">Corte sagital. (Fig. 8)</p></div> <div id="attachment_3240" style="width: 456px" class="wp-caption alignnone"><img class="size-full wp-image-3240" src="/wp-content/uploads/2014/07/figura8.jpg" alt="Reconstrucción 3D (Fig. 9) " width="446" height="336" srcset="/wp-content/uploads/2014/07/figura8.jpg 446w, /wp-content/uploads/2014/07/figura8-100x75.jpg 100w, /wp-content/uploads/2014/07/figura8-230x173.jpg 230w" sizes="(max-width: 446px) 100vw, 446px"><p class="wp-caption-text">Reconstrucción 3D (Fig. 9)</p></div> <p>El ameloblastoma es un tumor odontogénico benigno, localmente invasivo y recidivante que constituye aproximadamente el 11 % de los tumores odontogénicos. Es un tumor derivado de los componentes epiteliales residuales de la odontogénesis. Su aparición se manifiesta entre la tercera a la sétima década de vida, no existiendo diferencias entre sexos.</p> <p>Se localizan principalmente en la mandíbula, con una prevalencia del 85%, sobre todo en la zona de terceras molares y rama ascendente de mandíbula y, con menor frecuencia , en zona de premolares y región antero inferior. En el maxilar superior se presenta con una prevalencia del 15 %.</p> <p>Clínicamente las lesiones son de crecimiento lento, asintomático y con expansión de la cortical ósea o perforación de la cortical e infiltración en los tejidos blandos. Radiográficamente los ameloblastomas se presentan como una imagen radiolúcida, unilocular o multilocular ya que esta dividida por múltiples tabiques óseos y puede estar o no asociado con dientes retenidos. Los dientes relacionados con la lesión están vitales; posteriormente estos pueden causar migración, movilidad o resorción radicular.</p> <p>Al ser de crecimiento lento, la recurrencia de los ameloblastomas generalmente se presentan muchos años después de la primera cirugía. Cuando son tratados de una manera inadecuada, es posible que pueda desarrollarse una lesión maligna.</p> <p><strong>Referencias:</strong><br> – Rodrigo López a, Filipe Jaeger, Jorge Henrique Gomes y Rosa Maria Leal. Ameloblastoma: un estudio retrospectivo de 48 casos. Revista Española de Cirugía oral y Maxilofacial. 2013; 35 (4):145-149.<br> – Sinem Gumgum, Bask Hosgoren. Clinical and Radiologic Behaviour of Ameloblastoma in 4 cases. J Can Dent Assoc 2005; 71(7):481-4</p> <p><strong>DR. RICARDO PALTI MENENDEZ</strong><br> En cortes axiales se observa la expansión y adelgazamiento de tablas óseas bucal y lingual. Imagen tomográfica compatible con Ameloblastoma.</p> <p>1. Neumatización alveolar de los senos maxilares.<br> 2. Engrosamiento de la mucosa de seno maxilar izquierdo.<br> 3. A la imagen tomográfica se observa<br> 4. Piezas 16, 26, 36, 44 ausentes. Se observa lecho alveolar de pieza 36., con aumento de la densidad ósea circundante<br> 5. Pieza 46 lesión cariosa mesial.</p> <p>Paciente referido para analizar un crecimiento en el lado derecho de la mandíbula, el paciente refiere “no sentir ningún dolor y que desde hace dos meses le creció de manera rapida, al palparlo lo siente blando y mientras mas profundo palpa toda algo duro”. favor evaluar ambos maxilares.</p> </div> </section> </div> </div> </main> </div> pmontero 11/03/2019 Edit | Details | Delete