QUISTE DENTIGERO

Paciente femenina que acude a consulta para evaluación con fines de extracción de los terceros molares inferiores.

En la radiografía panorámica (Fig 1) se observa una imagen radiolúcida unilocular de limites definidos y corticalizados, asociada a la corona de la pieza 4.8 sugerente de Quiste Dentígero.

caso

Al estudio con tomografía volumétrica, en el corte tangencial (Fig. 1) confirmamos la formación quística envolviendo la corona de la pieza 4.8, condicionando la  posición invertida de esta, con las raíces próximas al borde anterior de la rama ascendente. En el corte transaxial (Fig. 2) se observa el origen de la lesión a nivel de la unión cemento-adamantina (UCA) de la pieza 4.8 y el desplazamiento basal del conducto dentario inferior.

caso2

En la reconstrucción tridimensional se observa de forma didáctica la extensión de la lesión y la relación con sus estructuras vecinas.

caso3

En la imágenes podemos visualizar la Presencia de imagen hipodensa localizada a nivel de la corona de la pieza 4.8 de límites definidos, corticalizados, desplaza el conducto dentario inferior ligeramente hacia basal. Con respecto a sus medidas, tiene un volumen de 0.941 cm3. Imagen sugerente de quiste dentígero o quiste folicular. La pieza 4.8 se encuentra en íntima relación con el conducto dentario inferior sobre todo hacia la zona apical, pero básicamente sobre todo el recorrido.

caso4

Comentario

El Quiste Dentígero, también llamado quiste folicular, es el segundo quiste más común después del quiste apical. Siempre está asociado con la corona de un diente en desarrollo, no erupcionado o incluído, afectando en su mayoría a los dientes permanentes, y muy rara vez presentes en la dentición decidua. Se presenta usualmente en pacientes de sexo masculino, en la segunda y tercera década de la vida, en un 70 a 75 % en el maxilar inferior, apareciendo según orden de frecuencia asociado a los terceros molares inferiores y seguido por los caninos superiores.

Los síntomas son escasos y rara vez alcanzan grandes proporciones. Cuando esto sucede se detecta clínicamente, ya que produce expansión ósea y asimetría facial, debido a la excesiva presión hidrostática de la lesión, lo que predispone a la producción de fracturas patológicas por erosión del hueso cortical, sin embargo, en la mayoría de los casos es detectado como un hallazgo radiográfico. También debemos estar atentos en observar si hay desplazamiento de piezas dentarias o reabsorción radicular, los cuales son secuelas de la continua expansión del quiste. Radiográficamente se presenta como una imagen radiolúcida bien definida, con cortical, alrededor de la corona de un diente no erupcionado. Si no es detectado tempranamente, la lesión puede crecer, lo que hace posible la similitud con otras lesiones más agresivas.

CONCLUSIONES

Es importante resaltar que aunque la incidencia de esta lesión es baja, es necesaria una minuciosa evaluación clínica, observando la ausencia de dientes permanentes en las cuales el paciente no refiere antecedentes de extracción de los mismos y la retención hasta edad adulta de los dientes temporales en la boca.

  • Siempre está asociado a la corona de un diente no erupcionado o en desarrollo.
  • El tratamiento del quiste dentigero es la eliminación completa de la lesión.
  • Se Origina después que la corona del diente se ha formado por completo, se produce acumulación de liquido entre el órgano del esmalte y la corona del diente.
  • Se puede encontrar este quiste encerrado en un odontoma compuesto complejo o afectando a un diente supernumerario.
  • El examen radiográfico del maxilar que está afectado por un QD revelará una lesión radiolúcida bien definida, con cortical, alrededor de la corona de un diente no erupcionado.

Fuentes:
http://www.actaodontologica.com/ediciones/2002/2/quiste_dentigero.asp
http://www.idmperu.com/web/casos.php?Id_contenido=16