FRACTURA FACIAL

Paciente masculino, 46 años de edad,  con antecedente de traumatismo craneofacial hace dos meses, acude al Centro de ortodoncia, Radiología y Estética Facial (COREF) donde se le realizan los exámenes imagenológicos necesarios. Es referido al  Instituto de Diagnóstico Maxilofacial (IDM) para evaluación.

A la evaluación de la reformación panorámica de la tomografía volumétrica (CBCT) se aprecia descenso del globo ocular izquierdo y engrosamiento de la mucosa a nivel del piso del seno maxilar izquierdo. (Figura 1)

Figura 1

A la evaluación la CBCT en cortes axiales (Figura 2), coronales (Figura 3) y sagitales (Figura 4).         Se aprecia fractura polifragmentaria que compromete el reborde supraorbitario y el techo orbital del lado izquierdo así mismo se evidencia las secuelas de la disyunción de las suturas frontocigomatica y cigomática temporal. Además se evidencia el compromiso del piso de orbita asociado al descenso del globo ocular. Por otro lado se aprecia discontinuidad de la pared lateral del seno maxilar del mismo lado, Además de la neumatización y el engrosamiento de la mucosa de ambos senos maxilares a predominio del lado izquierdo.

Figura 2

Figura 3

Figura 4

En las reconstrucciones 3D se observa claramente los trazos de fractura (Figura 5), su relación con las estructuras blandas en especial el globo ocular. (Figura 6)

Figura 5

Figura 6

Conclusión: Fractura polifragmentaria de tercio superio y medio facial del lado izquierdo

Paráfrasis   

Las fracturas del tercio superior facial pueden ser de diversa etiología. Son las menos frecuentes de la región, pero su manejo es muy importante debido a su complejidad, por el grado de compromiso cerebral y ocular con el que cursan, haciendo necesaria la evaluación conjuntamente con especialidades como neurocirugía y oftalmología. Las fracturas del tercio superior pueden ser:

-Fracturas de la región fronto-orbitaria.

-Fracturas de la región frontal media.

-Fracturas de la región fronto-parietal.

Por otro lado las fracturas del tercio medio facial son las más frecuentes de la región, pudiendo ser de diversa etiología, por lo tanto su determinación por edad, sexo y agente causal es importante para su manejo. La gran mayoría de las fracturas del tercio medio facial corresponde a fracturas de trazo unilateral, pudiendo presentarse en forma combinada con el tercio inferior o con el tercio superior facial. El sexo masculino es el mayormente afectado, con notoria ventaja sobre el sexo femenino, siendo la edad de mayor incidencia entre los 21 y 40 años. Las fracturas del tercio medio facial pueden ser:

-Fracturas del complejo naso-maxilar (pirámide nasal).

-Fracturas del complejo máxilo-malar.

-Fracturas del complejo témporomalar (arco cigomático).

En muchas ocasiones, el manejo de estos pacientes se debe hacer conjuntamente con Neurocirugía y Oftalmología, debido al compromiso encéfalo-craneano y óculo-orbitario, respectivamente, producto de la intensidad y de la localización del traumatismo.

Referencias:

1.- Avello F, Saavedra J, Pasache L, Iwaki R, Núñez J, Robles M. et al. An Fac med. 2014;75(4):319-22

http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v75n4/a04v75n4.pdf

2.- Vello C. Fracturas del tercio medio facial: experiencia en el Hospital Nacional Dos de Mayo, 1999 – 2009. An. Fac. med 2013;74(2): 123-128.

http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v74n2/a07v74n2.pdf

3.- Moreira García, Kenny, & Morales Navarro, Denia. (2013). Comportamiento de las fracturas máxilo-malares. Revista Cubana de Estomatología, 50(2) Recuperado en 01 de agosto de 2016.

http://scielo.sld.cu/pdf/est/v50n2/est05213.pdf

Autor: C.D Luis Alberto Cueva